Hay buenos, pero son pocos los entrenadores que hay en España. Los que más hay: son los que “lo saben todo”, y no necesitan aprender más. Y encima critícan a los demás desde la grada. Algún día tienen que bajar a dirigir a quince jugadores y luego que hablen.

Anuncios